Lo Mejor Sigue Estando Por Llegar

jueves, 26 de enero de 2012

Jugar a ser FIFA Managers

Imagino que si os hablo del FIFA Manager o del Pro Evolution Soccer Management casi todos sabéis a lo que me estoy refiriendo. Bien porque esres aficionado a los videojuegos, bien porque tu hij@ lo es y a ti te toca darles el capricho.

Estos juegos son, valga la redundancia, juegos de gestión futbolística en el cual tú eres el encargado de llevar las riendas de un club. Tú solo eres lo que aquí vendrían a ser los supermagníficos del Sevilla (Monchi, Cruz y Vizcaíno), además de poder ser Marcelino y Del Nido.

Y, ¡qué diantres!, hayas jugado o no al videojuego, no me digas que dentro de cada uno de nosotros no hay un Management.

A todos nos gusta opinar sobre tácticas, jugadores, fichajes. Pero debo deciros que la realidad no es como en el juego.

En el juego la inmensa mayoría de jugadores que pones como transferibles al final los vendes.

En el juego no hay crisis económica mundial, otro hándicap con el que en la vida real hay que contar.

Pero que coño, esto es un blog y, como no gano dinero con ello, vamos a jugar a ser Managements.

Para mí la planificación de la temporada del Sevilla no está siendo buena. Esto es algo subjetivo y que opino yo, apoyado en el hecho de que, la lógica nos ha demostrado que cuando la planificación es buena, en el mercado invernal puedes dar un toque y terminar de ponerle la guinda al pastel.





Sin embargo estamos presenciando la llegada de Reyes, Babá y Hervás (para la temporada que viene) y, ahora, parece que la más que probable vuelta de Cala. Y no se si quedará aún algo más.

Y estamos asistiendo también a las salidas de Armenteros, Cáceres y, si no se vende a más gente es porque, o no llega una oferta lo suficientemente jugosa, como es el caso de Perotti, o simplemente es porque para que salga gente como Alexis, el Sevilla tendría que poner dinero.

Y centrándonos en el "trueque" Cáceres-Cala. Es cierto que quizá no debiéramos hacer comparaciones, pero es inevitable que, si se va uno y para ese puesto viene el otro, comparemos.

Cáceres, internacional con Uruguay, Campeón de América, y no se cuántos títulos más. Titular en el Sevilla FC.

Cala, canterano, buen futbolista (creo), haciendo un gran papel en la liga griega, del que el Sevilla FC lleva prescindiendo varias temporadas.

Para mí, Cala es menos que Cáceres. Pero más que Alexis y/o Escudé o Fazio.

Creo que, futbolísticamente, salimos perdiendo.

Aunque económicamente parece que la operación es buenísima, pues dejará unos dividendos de al rededor de 5 millones de euros.

Y aquí viene la pregunta. ¿Qué se va a hacer con ese dinero?

Los Managements piden que, con ese dinero, o se fiche a un buen lateral derecho o Medel pase al lateral, como con su selección, y se fiche un medio centro defensivo.

Sin embargo, me imagino que, los hombre de fútbol, o de finanzas, destinarán ese dinero al famosísimo "Fondos Propios" o a tapar el agujero de no haber llegado a los objetivos deportivos marcados (léase caer en UEL en la previa ante el equipo alemán).

Y aquí está la pescadilla que se muerde la cola. Como no consigues el objetivo, tienes que vender a los mejores y traer en su puesto a otros más baratos. Si estos te salen buenos como pasaba en la primera ornada de Monchi, miel sobre hojuelas. Si no, volverás a no conseguir objetivos y, tendrás que volver a vender a lo mejorcito que tengas.

Fútbol.

1 comentario:

Ravesen dijo...

Tú lo has dicho, fútbol. Pero el fútbol visto desde la perspectiva de los clubes modestos que aspiran a codearse con los grandes. Y también que pretenden mantener una austeridad y no ser como los que se acogen a la ley concursal.

La cosa está chunga, y es triste ver como decae un equipo que tantas alegrías nos ha dado.

EN ocasiones te he leido posts referidos a la economía. No sé si has visto el último publicado en "Columnas Blancas":

http://www.columnasblancas.com/2012/01/24/%C2%BFafecta-la-subida-de-irpf-al-futbol/

Muy esclarecedor. Y creo que responde bien a esa pregunta de qué se va a hacer con el dinero.

Lo que digo, la cosa está tela de chunga.

Un saludo