Lo Mejor Sigue Estando Por Llegar

lunes, 23 de septiembre de 2013

9 Motivos para destituir a Unai Émery

Muchas veces digo eso de que los aficionados podemos ser ventajistas. Es lo que tiene no vivir de esto, que tenemos la posibilidad de opinar a toro pasado. Los que viven de esto se supone que deben ser más listos o estar más preparados y ver antes lo que los aficionados vemos a posteriori. 

Pero en este caso el ventajismo, mi ventajismo, no es tal, como puedes observar en el post que escribí justo el día después de la llegada de Émery.




Y sobre el León San Fernando, con decir que lleva un cuarto de siglo comiendo de lo que quiera que haga en el Sevilla FC, creo que está todo dicho. 



3 comentarios:

Miguel dijo...

Resumiendo los 9 puntos en uno solo:
ES MUY MALO y no vale ni para regional

El Alminar de Nervión dijo...

Evidentemente, el fútbol no es el ajedrez, pero aceptando la comparativa diría que la Reina no solamente no ha sido sacrificada, sino que además se le pide que haga de Rey.
Un flanco es ‘cada una de las dos partes laterales de un cuerpo considerado o visto de frente’, por tanto en el mismo ‘flanco’ no pueden jugar los que consideras los “mejores del equipo”.
Todavía no he visto a Jairo de lateral, a Iborra de delantero, a Bacca de mediocentro o a Cala de extremo, como para exponer que ‘el equipo no sabe a lo que juega’. La disposición del equipo por líneas en el terreno de juego es evidente, otra cosa es que, a saber por qué cúmulo de circunstancias, no estén dando, como ocurrió con Marcelino, el máximo de lo que deberían.
Fernando Navarro juega de central porque Fazio, Carriço y Pareja están lesionados. Y por lo que hemos visto todos, Israel Puerto aún está verde. Y no, Iborra y M’Bia tampoco son realmente centrales. Lo curioso del caso es que Fernando lo está haciendo de forma bastante aseada en dicha posición, por mucho que nadie queramos verlo ahí, ni siquiera él.
Lo de quitar a Kevin más le vale no hacerlo ni una vez más. Estoy convencido de que todo el sevillismo sabía que sería un cambio inútil y que le costaría muy caro a nivel de confianza de no salirle bien, como así fue. Terrible e inolvidable decisión que podría llevarla a cuestas durante la temporada. Esperemos que sea capaz de dejarla en anécdota.
El punto 7 es inopinable. El entrenador manda en un club sí, pero hasta cierto punto. El que vende es el club, aunque Unai se hubiese puesto en huelga de hambre.
En el resto hay a partes iguales objetividades y subjetividades, en las que no se expone la realidad de las innumerables bajas (ahora Vitolo) que viene afrontando el equipo, del fuerte calendario inicial, ni de la remozadísima y jovencísima plantilla que se le ha puesto entre manos hace dos meses y medio.
Lo cierto es que la cosa no viene funcionando y que la decepción empieza a hacer mella. Los nervios ahora mismo, son nuestro peor rival. Y esta afición, precisamente temple, nunca demostró tener.

Tres CuatroTres dijo...

Hay que tener paciencia con el Sevilla este año ya que se ha cambiado a la mitad de la plantilla. Cierto es que a día de hoy no se juega un pimiento, pero a estas alturas lo importante son los resultados que aumenten la confianza del equipo.

Un saludo!

TresCuatroTres.es