Lo Mejor Sigue Estando Por Llegar

martes, 7 de diciembre de 2010

Los diez mandamientos

Época proclive para películas tal y como yo he titulado este post. Pero no vamos a hablar de películas, al menos de la oscarizada, sino de la película de nuestro Sevilla, que vive momentos de zozobra.

Desde este pequeñísimo rincón sevillista, en momentos tan "duros" como éste, vamos a intentar no limitarnos únicamente a ser opinadores (informadores ya sabéis que no somos, para eso están los diferentes medios, o blogs de queridos compañeros que suelen estar bien informados, lo que no es mi caso).






Y siendo la situación en la que el equipo está metido y la época estival que se nos echa encima, vamos a dar, según mi opinión, los 10 mandamientos para salir de esta (que no van a tener por qué ser a corto plazo, sino quizá a medio plazo):

1. Animarás al Sevilla sobre todas las cosas. Harás todo lo que sea posible para que cada partido en Nervión se acerque lo máximo posible a la estampa que se vivió la mágica noche de feria ante el Shalke, que el Himno del Centenario retumbe por todos los rincones saliendo de las gargantas de todos los fieles, bufandas en mano. Es el primer paso para meter presión al rival.

2. Contarás al sevillismo las cosas tal y como son, sin complejidades y sin maquillar las cosas. Que todo sea entendible claramente, pues no hay peores mentiras que las medias verdades o las verdades maquilladas.

3. Asumirás y reconocerás los errores que se cometan. Con naturalidad, pues nadie es infalible, y trabajando para que sean los menores posibles.

4. Soltarás lastre. Y no sólo de jugadores en los que se haya podido fallar (por muy caros que hayan sido), sino también directivos, cuerpo médico y todo aquél trabajador del Club que no de el rendimiento que se espera de él o que se muestre sin fuerzas o sin las ganas necesarias para hacer avanzar la nave nervionense.

5. Se apostará por un modelo futbolístico que debe implantarse como propio y principal. Las personas que vengan al Club deben ser válidas para poder llevar a cabo esta idea futbolística, desde el primero al último equipo que haya en el Club. Lo que bien dice nuestro himno: "de la escuela sevillana creador y valladar".

6. La cantera debe ser el pilar fundamental del equipo, por lo que apostarás por ella por encima de todo. Crearás una especie de "masía" para atraer a todas las promesas del fútbol mundial. Todos los chicos sabemos que no pueden llegar a lo más alto, así que primero la misión será crear personas, hombres y mujeres, y luego futbolistas, que serán la base de tu equipo.

7. No sólo buscarás futbolistas para mejorar en calidad. También deberás proveer al equipo de futbolistas con carácter, competitivos y ganadores. Lo ideal sería tener al menos uno de estos futbolistas en cada una de las cuatro líneas del equipo (portería, defensa, media y delantera).

8. El Sevilla deberá ser reconocido claramente por sus colores, blanco, rojo. En caso de partidos contra rivales que utilicen ambos, tendremos un tercer color lo más neutro posible, olvidándonos de las extravagancias de los últimos años.

9. Lo único imprescindible es el nombre, el escudo y la afición.

10. Llevar a cabo los 9 mandamientos anteriores.

5 comentarios:

Nacho Mateos dijo...

Me encanta el post.
Felicidades.

Saludos.

Encarni dijo...

Me gusta tu version de los diez mandamientos sevillistas

un saludo

Alexis Correa dijo...

Me identifico totalmente con ésta religión. Un abrazo Manuel.

Jose Luis de la Rosa dijo...

De nuevo un post tuyo lo remarco en blog. (Crónicas del Sevilla FC)
Un saludo

Julián Ruiz dijo...

Sencillamente excelente, señor Miranda. Buena pluma la suya.

Por ponerle una pega, yo el mandamiento uno lo cumpliría después del número 2 y 3.

Así pienso que nos iría mucho mejor a todos. La primera oportunidad de llevarlko a cabo, la tienen este jueves en la junta general, aunque viendo los primeros 20 minutos (tuve que quitarlo) de lo que llaman el debate del sevillismo, el pasado lunes en SFC TV, mucho me temo que los mandamientos 2 y 3 se los van a saltar a la torera.

Un abrazo, monstruo. Al menos siempre nos quedará radio estilo.